Todos hemos oído un montón de publicidad sobre los beneficios para la salud que tiene el consumo de huevo en nuestra dieta, pero sus cáscaras, tienen más usos que simple y naturalmente proteger a los pollitos antes de que nazcan. A pesar de que las cáscaras de huevo son beneficiosas para el suelo, la mayoría de nosotros no piensa dos veces antes de botarlas después de haberlas quebrado.

¿Por qué no debes tirarlas siempre a la basura? Porque éstas súper conchas son bastante espectaculares. Para empezar, están compuestas de un 93 a 97 por ciento de carbonato de calcio, además de que contienen nitrógeno y ácido fosfórico, por lo que son beneficiosas para el suelo. Éstos son sólo unos pocos usos para ellas por fuera de la cocina:

1. Fertilizante para el jardín. Enjuagar y secar las cáscaras de huevo, molerlas y mezclarlas en la tierra. Darán a tus plantas un impulso saludable de azufre, calcio, fósforo y potasio.

2. Aleja a los caracoles. Las cáscaras de huevo trituradas son “kriptonita” para los caracoles y las babosas. Tan sólo aplasta las cáscaras de huevo y dispérsalas en un patrón circular alrededor de tus plantas. Los bordes afilados funcionan como proyectiles y mantendrán al margen a los caracoles y las babosas de cruzar para llegar a tus plantas.

3. Mejora tu compost. Es común que los jardineros añadan cal para el abono, ya que tiene carbonato de calcio, que ayuda a equilibrar la acidez. Como se mencionó anteriormente, este el ingrediente principal de las cáscaras de huevo, así que en lugar de comprar cal, usa las cáscaras de huevo. Después de secar las cáscaras, tritúralas en trozos pequeños y añádelos a tu abono.

Para secar las cáscaras, llévalas afuera y utiliza el calor natural del sol, o caliéntalas en un horno en caso de lluvia o frío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.